JARDÍN ÁRIDO

Los jardines áridos o xerojardines combinan diferentes plantas resistentes a la sequía, para crear áreas tan sostenibles como sorprendentes. El diseño de este tipo de espacios se completa con la colocación de cantos rodados, gravas y corteza de pino,  entre otros. Estos elementos se extienden sobre una malla antihierba que evita la aparición de especies no deseables. Estas
características nos permiten ahorrar en recursos hídricos y en mantenimiento, al tiempo que aportan nuevas texturas al
jardín. Como resultado obtenemos espacios visualmente originales, atractivos y muy decorativos.